No hace falta vivir como si fuera el último día en el mundo publicitario

No sé si la vida de todos los publicistas de agencias es así de desbordante y próximo a lo inhumano en lo laboral, o sólo se da en Paraguay. Para muchos es normal pasar semanas intensivas trabajando 13 horas por día, sin darse cuenta todo lo importante que sacrifican en el proceso: su salud, sus seres amados, sus emociones, su vida (que es su mismísima fuente de inspiración).

El mundo publicitario prácticamente desconoce el código laboral en muchos aspectos (falta de contratos, forzadas a facturaciones en lugar de ofrecer algo tan básico como el seguro médico público, pago de horas extras, y otras cosas), y para la gran mayoría se puede decir que el dinero no compensa este tremendo mal rato que se pueden volver años de la vida de uno.

Y sería interesante pasar por esta tragedia de vida si el trabajo del publicista fuera atender cosas de vida o muerte. Pero no: la verdad, en nuestro trabajo, el 99% de las cosas pueden esperar, pero el 99% del tiempo tratamos a las cosas como si no pudieran hacerlo.

Y en una conversación muy íntima que muchas veces pude tener con amigos publicistas -donde soy una de las pocas que afirma que es publicista pero está trabajando fuera de la agencia-, éstos declaran que mucho del problema ocasiona el cliente. Cito aquí los crímenes más grandes que comete(mos) los clientes a nuestras agencias:
  • Pedir campañas cen plazos muy cortos. No podés llegar a mediados de noviembre y no haber briefeado siquiera lo que querés para Navidad.
  • Aprobar y luego desaprobar campañas. Encima, sin correr el plazo de entrega.
  • No respetar tiempos razonables de producción de materiales de calidad.
  • Seguir pidiendo cambios a las 21:00. La gente de agencia no puede diseñar en Photoshop desde su iPhone; ya escuché a clientes mirar jpgs desde su Blackberry en las pausas de sus novelas. Es una falta de respeto.
  • Aprender a pedir y justificar cambios. Tratar de briefear lo mejor posible, sin sacar la idea creativa (una caradurez la mía venir a escribir esto, pero hago mi sano intento). Sentirse libre de dialogar, preguntar a la agencia. Saber pedir los cambios y por qué. Saber aceptar criterios de diseño, y no jugar a ser el diseñador si lo máximo que sabés es lo que tu hijo te enseñó en Paint (y no, bajar jpgs de 30 kb en Google para pasarle a la agencia para que use en tus originales no te hace diseñador).
  • No, no sirve que vos quieras estar montando stands a las 11pm: la gente tiene ritmos y necesidades diferentes. No pretendas que todo el mundo deje marido, hijos, facultad, etc. por ir a atender algo. Y, de ser necesario, compensá la urgencia de pedidos fuera de hora con una mañana libre, o algo así (aunque vale la advertencia de Arjona: el reloj no vuelve hacia atrás. Especialmente si te perdés la graduación de un hijo, o tu predefensa de tesis.
Le pregunté sólo a un publicista de agencia, si hay algo que la agencia pueda hacer para mejorar el ritmo. Y pensó, en un silencio profundo, por 15 cuadras. Cuando le miré en un semáforo, se había quedado dormido.

Entonces comencé preguntarme a mí misma, qué podría hacer una agencia para solucionar parte del problema; porque una relación de a dos exige que ambas partes pongan su grano de arena. Creo que lo que podrían hacer las personas de agencia es:
  • Tener personal (aunque sean trainees y gente en aprendizaje) para sustituir cualquier imprevisto. La gente se enferma, tiene problemas personales, tienen que ir al doctor. (Pregunten a cuanto publicista quieran si está al día en chequeo general de salud, o tratamiento dental).
  • No joder tanto con ese chauloquismo de "inspirarse" y todo el día joder las .... en Youtube, Twitter, Facebook, o Ads of the World. Y si vas a necesitar días de inspiración, igual ponete plazos y no pretendas entregar tu idea a las 5pm del día antes de la campaña, para que tu diseñador se quede hasta las 11 porque vos necesitabas un viento mental. Hay un falso concepto de que la gente creativa no tiene disciplina ni esquemas de organización, y es mentira. El creativo en serio soluciona las cosas de la mejor manera en el tiempo y forma debidos (y sí, es más fácil decir que hacer, pero hoy digo lo que quiero aunque exiga más debate).
  • No perder tanto tiempo con discutir cambios (los hay chotos y los hay valederos) que pide el cliente. Hay que saber explicarse cuando algo vale la pena pelear, pero hay batallas que se pueden ceder. Y, por sobre todo, a nivel interno hay que confiar en el equipo: si el ejecutivo pide cambios, no es por fastidiar. Tenés que saber reconocer que, cuando algo no vuela, no vuela.
  • Por lo que más quieran, salgan a vivir. Gente feliz y vivida es más productiva que gente encerrada y amargada, cumpliendo horarios pero sin hacer nada productivo hasta que llega y pasa la hora de salida y ahí recién se ponen a carburar.
Sugiero que los publicistas se agremien y soliciten el cumplimiento de sus derechos laborales. ¿Qué tal si el Círculo de Creativos Publicitarios respaldara esto?

Me parece que éste ya es un discurso muy repetido, y que lo pensamos muchos todas las noches de domingo a jueves, antes de desfallecer en la cama (porque los publicistas no duermen, colapsan en sus lechos). Pero tenemos que tratar a las cosas como son.

Si decimos que este ritmo salvaje de trabajo es "por el bien de la marca", por "continuar el branding", ¿saben qué? No se construyen marcas por pedidos de última hora (de parte de los clientes) o por atrasos de campaña (por los atrasos de agencias). Las marcas se construyen con el tiempo, y el tiempo hay que planificarlo.

La vida pasa mientras estamos encerrados engañándonos a nosotros mismos sobrevalorando lo que hacemos. Muchas cosas se solucionarían sencillamente, haciendo lo que hay que hacer, a su tiempo.

Advertencia:
-No es queja por ninguna situación personal ni porque me lo haya dicho un amigo o el amigo del amigo del amigo.
-Tampoco no es producto de una mente haragana, me considero muy trabajadora y me rompo el lomo en todo lo que hago, incluyendo el trabajo.
-Es mi absoluta y pura opinión de las percepciones que junté con el pasar de los años en la profesión y me hago responsable de lo que pongo acá.
Dueños de agencias y amigos publicitarios, favor no tomarse por aludidos en persona pero considerar para futuros casos.
-Clientes de agencias, deje(mos) de romper las ... en horas y de maneras inapropiadas.
Futuros publicitarios, dénse por avisados, decídase y archívese la información. Después no diga que no le avisé.
-Todos: siéntanse libres de agregar puntos a transformar en nuesta cotidianeidad publicitaria.

1 viajeros que conversan:

Victor dijo...

No pasa eso solo en publicidad man... si no en la mayoria de las profesiones....

Publicar un comentario

Personas que son buena onda y comentan

Mi espacio, mi mundo, mi visión, a mi manera. ¡Así de sencillo es! Es de buena gente comentar, compartir y dar créditos si corresponde. Cualquier cosa dejame un comentario con tu e-mail, así contactamos.
 
Copyright 2009 De viaje All rights reserved.
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress Theme by EZwpthemes