La gota que colma, no es necesariamente la más grande.

Todos tenemos un margen de tolerancia, y todo depende del tema que exiga dicha tolerancia, también. Para algunas cosas tenemos más paciencia que para otras. Por mi parte, hay cosas que me toman años decidirme, hasta que finalmente, llega el día... y me decido. Pero primero tengo que pasar por un sentimiento muy fuerte, para después, con la cabeza fría, decir: "hmmm...¿por qué no?" y hago lo que me decido hacer... (o decido lo que voy a hacer, como quieran verlo).

Una circunstancia que molesta, puede parecer muy pequeña; pero desata unas reacciones que corresponderían a la primera gran falla. ¿Por qué, entonces, algo tan pequeño tiene el poder de descalabrarnos tanto? Es que depende del recipiente en donde caiga, no de la gota en sí, el efecto que tiene.

Pero quizás estaba buscando esa última excusa, esa última falla... en vez de quedarme con la primera. Es que había mucho lugar en el vaso... hasta que se fue llenando. Y la última gota es insignificante comparando con las que estuvieron antes. Y no, no sirve que sea "una cosa más de lo mismo".

Y sí. Algo tan pequeño puede ser la gota que colma. No por ser pequeña la gota, deja de ser la última.

Basta de filosofar. Hasta pronto para todos menos al origen de gotas. A ese sí, chau, chau, adiós.

2 viajeros que conversan:

Brenda dijo...

"Algo tan pequeño puede ser la gota que colma. No por ser pequeña la gota, deja de ser la última" Estoy totalmente de acuerdo. Y nunca sabemos CUANDO va a caer la ultima gota. . . .

Jungle Mom dijo...

Me cai la ultima gota la otra noche! Ji,Ji, ji! Yo tambien vivo aqui, en Luque!

Publicar un comentario

Personas que son buena onda y comentan

Mi espacio, mi mundo, mi visión, a mi manera. ¡Así de sencillo es! Es de buena gente comentar, compartir y dar créditos si corresponde. Cualquier cosa dejame un comentario con tu e-mail, así contactamos.
 
Copyright 2009 De viaje All rights reserved.
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress Theme by EZwpthemes