Grandes lecciones: pasar de ser niña a ser mujer
Advertencia: si sos hombre, y te fastidia algún aspecto íntimo de la mujer, pasá de largo. Es un insight que algunas se van a reír por haberlo encontrado tipeado.

No es fácil crecer. Lo dicen todos, pero hay un aspecto en nosotras que vuelve sumamente complicado conquistar el arte de "ser mujer". Toma meses, a veces años, entender qué te pasa y cómo lidiar con eso. Sí, hablo de "eso", esa visita que algunas aman (más por sacarse la ansiedad de encima que porque el fenómeno les dé algún placer) y otras (como yo) que detestan, que opinan que es lo único que hace que las mujeres no dominemos el mundo. Eso que Ricardo Arjona cree definir y que, a la vez, no tiene ni la más pálida idea de cómo se siente. Eso que tenés que aprender, cuando dejás de ser niña y pasás a ser mujer.

Para empezar, siempre te agarra de sorpresa la primera vez. Te dicen miles de cosas que te pueden pasar, pero justo te pasa la que no te dijeron. Que los dolores de días antes, que mucus no sé qué, y no, cuando es la primera vez, pensás que te estás muriendo, o cualquier cosa menos que es eso.

Después caés en cuenta que algo ahora domina tu calendario. Tenés que pensar bien tu fecha de vacaciones, de ir a la playa, ir a la pileta, hasta depilarte en la peluquería! (porque no es aceptable que te depilen estando en esa situación).

Además, te quedás en cortocircuito por dos factores: la intensidad y la duración. No hay manera de saber si sos normal. Los primeros seis meses te podés desangrar mensualmente durante 18 días y tener 7 días de vacaciones, o podés tener y no tener en fechas salteadas. El pícaro se mueve en tu calendario, a veces tenés luego de 30 días,o de 21, o de 33. Podés llegar a la menopausia sin realmente tener un calendario fijo -y eso exige que vivas prácticamente una semana a la vez.

Luego, descubrís cuándo te volvés loca, infeliz, antipática, sensible: antes, durante, después o siempre. Echale la culpa a las hormonas, total, con eso nadie se mete.

Vas a descubrir que el vestido que te compraste para el casamiento de tu amiga que por desgracia cae en la fecha feliz, te queda mal porque te hinchás como un globo, tomes litros y litros de agua.

Vas a ver que es difícil calcular en qué posición poner la toallita, qué tamaño para qué día, y hasta en qué posición dormir y a qué hora de la madrugada te vas a despertar con pánico de algún accidente.

Vas a tener que lidiar con qué tamaño de toallita comprar, cómo bancarte con la cajera del súper o con los mongos de los carretilleros que se ríen mientras envuelven tu compra, porque por alguna razón estúpida, a los hombres esta situación les sonroja.

Por sobre todo, vas a aprender que ser mujer se trata de estar sobre las circunstancias, con la frente en alto y los pies caminando.

1 viajeros que conversan:

Prensa Libre Ya dijo...

Solo debo decir que tienes MUY buena Pluma, excelente linea de razonamiento, deberias dedicarte mas a la escritura, podria ser una gran escritora si es que ya no publicaste algo. Porque no pareces marinera de primer viaje, adelante seguiré leyendote; Perdon por haberte pedido una auto tortura mental, al pedirte que leas mi blog, nada que ver delante del tuyo, Feilicidades en serio

Publicar un comentario

Personas que son buena onda y comentan

Mi espacio, mi mundo, mi visión, a mi manera. ¡Así de sencillo es! Es de buena gente comentar, compartir y dar créditos si corresponde. Cualquier cosa dejame un comentario con tu e-mail, así contactamos.
 
Copyright 2009 De viaje All rights reserved.
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress Theme by EZwpthemes